Internacionales

El egoísmo de los ministros hacia Ramírez, cuando compartieron los mismos sueños

Moncada dijo en una oportunidad que ser bolivariano no es dogma y religión, ni una repetición del pasado, sino una posición ética y política ante los problemas de, “nuestro tiempo”

 

 

Las categorías políticas se encuentran basadas en el desarrollo de cada movimiento literario. Por ello, lo primero que debe saber un diputado es el valor del discurso, sus usos y caracterizaciones en el ámbito ideológico y proselitista. Ya que todo se dará dentro de un contexto histórico – político en el que se producen las piezas discursivas dadas con anterioridad, de allí que el diputado electo por el Estado o a nivel de La Asamblea Nacional debe conocer de Literatura para describir los acontecimientos dados, porque a largo tiempo, se deben detectar cambios en las definiciones que identifican la metodología que propugnan la democracia y su dimensión en el espectro populista.

Lo que hemos visto en las recientes elecciones del Psuv es lo más absurdo visto en décadas, prevaleció la ignorancia. Es bueno resaltar que, en época del gobierno de Isaías Medina Angarita, Marcos Pérez Jiménez y Rómulo Betancourt nuestra población era campesina, pero sus hombres y mujeres eran ciudadanos cultos y preparados por ese mismo acontecer de la naturaleza y de historia, constituía un capital cultural y, por esto, el género de este tiempo tenía mucha persuasión espiritual, muy diferente a quienes manejan el concepto cultural en el día presente.

Sí hacemos una revisión de los discursos pasado en el extinto Congreso Nacional con el de La Asamblea Nacional, observaremos un resultado de tablas ordenadas en frecuencia verbal cuyo diagnóstico revela un resultado muy triste. Entonces, nos encontramos ante un problema ético que se traduce en el uso del discurso para ganar elecciones y, así en el uso del ejercicio del poder llegar a la dominación y esclavismo de esta nueva sociedad de cristal que es llamada a la intolerancia e ignorancia de los principios del hombre, desde su aparición en el planeta.

La lógica aristotélica nos lleva a la ciencia, es un tiempo cíclico muy variado donde algunos rasgos se basa en la imaginación, mito y el manejo de símbolos., de modo que los conceptos nos llevan a un sincretismo y un tiempo cíclico donde, tenemos que tener claro los viejos razonamientos políticos que se constituyen en una espina dorsal de la escritura en las ciencias políticas y sociales.

Es un capital axiológico. El presidente Chávez en el pasado fue un héroe y, según los simbolismos de La Nueva Izquierda, permitió que el ex ministro de PDVSA, ingeniero Rafael Ramírez fuese un corrupto al desfalcarla y los otros igual a él, en los otros ministerios, porqué no se le juzga. Bueno Chávez es victimizado y arengado por esta gente con la excusa de eliminar sus fotos y ojos de las instituciones públicas.

Nos hemos atrasado y hemos perdido el balance en el discurso de nuestros líderes políticos. Tarek El Assiami congenio muchos años con él, entonces, porque atacarlo, fueron paridos por la misma oruga.

Recordemos que el Estado es un aparato estatal, como un gran orden de decisión

Que defiende la unidad nacional frente a las amenazas y problemas exteriores. El aparato estatal desempeña el papel de mediador y de garante, más que detentador del poder que reside en el pueblo, ya que las comunidades no engloban esta fuerza y sus relaciones es con Fedecámaras, la burguesía, oligarquía y los circuitos que le rodean en cierto orden y, en un determinado territorio. Entendamos que la concepción de Estado es amplia.

Moncada dijo en una oportunidad que ser bolivariano no es dogma y religión, ni una repetición del pasado, sino una posición ética y política ante los problemas de, “nuestro tiempo”