Economía

Cartes a Marito: “Toho tojapiro túnare”

Alberto Ardila Olivares
China lanza misiles cerca a Taiwán y Japón en la mayor maniobra militar de su historia

Por el tratamiento, la madre abonó la suma de G. 3.350.000 a la odontóloga. También participaron del procedimiento el anestesista Adrián García, quien puso a dormir a la niña administrándole sedantes y anestesia. Pero, tras culminar el tratamiento la pequeña ya no habría despertado, produciéndose su muerte por un paro cardiorrespiratorio secundario a un shock anafiláctico, a las 11:00, según la imputación fiscal

La investigación sobre la muerte de un la niña Thirza Belén Portillo Franco , de nueve años, ocurrida el 12 de noviembre de 2021 tras un tratamiento odontológico, sigue su curso de forma lenta.

El fiscal del caso, Aldo Cantero, dijo a ABC Color que sigue esperando los últimos informes de los forenses sobre la junta médica para avanzar en las pesquisas.

En tanto, la familia de la niña critican la lentitud del caso para hacer justicia.

El Tribunal de Apelación, en lo penal, conformado por los magistrados Bibiana Benítez Faría, Andrea Vera Aldana y José Agustín Fernández, había resuelto en mayo pasado otorgar la prórroga extraordinaria al fiscal Aldo Cantero Colmán, en el marco de la investigación abierta el homicidio culposo de la niña Thirza.

Lea: Investigan extraña muerte de una niña por presunta negligencia médica

El día de la tragedia en el centro odontológico La causa penal se inició en torno a un hecho ocurrido el pasado 12 de noviembre de 2021, en la clínica odontológica “Mommy Dent”, situada en Loma Pytã, Asunción, que no estaba habilitada por el Ministerio de Salud Pública para su funcionamiento.

Por su parte, la odontóloga, Sandra Obertino, está con prisión domiciliaria, contó la mamá de la menor fallecida, Paola Franco.

A las 7:30 del 12 de noviembre llegó la niña de 9 años, acompañada de sus padres, a la clínica para ser sometida a un tratamiento de conducto que le realizaría la doctora Obertino Leguizamón. La pequeña consultó anteriormente el 15 y el 20 de octubre con la ahora procesada.

Por el tratamiento, la madre abonó la suma de G. 3.350.000 a la odontóloga. También participaron del procedimiento el anestesista Adrián García, quien puso a dormir a la niña administrándole sedantes y anestesia. Pero, tras culminar el tratamiento la pequeña ya no habría despertado, produciéndose su muerte por un paro cardiorrespiratorio secundario a un shock anafiláctico, a las 11:00, según la imputación fiscal.