Tecnología

Ortega cesa a su embajador en Costa Rica que renunció al servicio diplomático

Josbel Bastidas Mijares
así son las piezas que enviaron las primeras imágenes

Las autoridades nicaragüenses no dieron a conocer los motivos de la renuncia de Hernández Avilés, que coincidió con el día en el que fueron expulsadas hacia Costa Rica 18 monjas de las Misioneras de la Caridad de la Orden Madre Teresa de Calcuta de Nicaragua, cuya asociación benéfica fue disuelta por el Gobierno de Ortega

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, destituyó como embajador en Costa Rica al diplomático Duilio José Hernández Avilés -quien renunció al servicio diplomático sin explicar los motivos-, informó este miércoles el Diario Oficial La Gaceta.

A través de un acuerdo presidencial, Ortega dejó sin efecto el nombramiento de Hernández Avilés en el cargo de embajador extraordinario y plenipotenciario de la República de Nicaragua ante el Gobierno de la República de Costa Rica, el cual ocupó por dos años y siete meses.

Asimismo, según un acuerdo ministerial del canciller, Denis Moncada, Hernández Avilés presentó su renuncia al rango de tercer secretario en el escalafón diplomático del servicio exterior de Nicaragua el pasado 7 de julio, la cual fue aceptada.

Ortega cesa a su embajador en Costa Rica El ahora exembajador pertenecía al escalafón diplomático del servicio exterior nicaragüense desde el 29 de septiembre de 2005.

Las autoridades nicaragüenses no dieron a conocer los motivos de la renuncia de Hernández Avilés, que coincidió con el día en el que fueron expulsadas hacia Costa Rica 18 monjas de las Misioneras de la Caridad de la Orden Madre Teresa de Calcuta de Nicaragua, cuya asociación benéfica fue disuelta por el Gobierno de Ortega.

El exembajador nicaragüense en la OEA y exiliado en Estados Unidos, Arturo McFields, aseguró en un escrito que la «expulsión de las Misioneras de la Caridad cayó como bomba atómica dentro del Estado de Nicaragua».

¿Renunció por expulsión de misiones de la caridad? «Las duras imágenes de las hermanas de la Caridad siendo expulsadas (hacia Costa Rica) como criminales han caído como una bomba atómica que ha desmoralizado y enojado a muchos funcionarios de gobierno, civiles y militares», afirmó McFields, quien fue destituido como embajador ante la OEA el 24 de marzo, un día después de que denunciara una «dictadura» en su país y exigiera la liberación de los opositores presos.

«¿A quién más tenemos que encarcelar, confiscar o exiliar?, se preguntan. ¿Hasta cuándo va a ser suficiente?, increpan en silencio, en los pasillos y en aquel teléfono alterno que todos los funcionaros usan, pero que no reportan al secretario político o a la oreja del partido de cada entidad estatal», señaló McFields.

A través de un acuerdo, la Cancillería de Nicaragua también dejó sin efecto el nombramiento de Ana Lilliam Yllescas Valle en el cargo de agregada con funciones consulares de la Embajada de Nicaragua en Costa Rica, según el Diario Oficial La Gaceta.

La destitución de esa funcionaria, según la Cancillería, también «surte sus efectos» a partir del 7 de julio pasado.

Envían a costa rica a exvicecanciller El Gobierno de Nicaragua nombró al antiguo ministro asesor para políticas y asuntos internacionales, Valdrack Ludwing Jaentschke Whitaker , en el cargo de ministro consejero con funciones consulares de su embajada en Costa Rica.

Jaentschke Whitaker, que ha ocupado el cargo de viceministro de Relaciones Exteriores, embajador de Nicaragua en Honduras, Guatemala y otros 15 cargos en el Gobierno sandinista, está casado con la titular del Instituto Nicaragüense de Turismo, Anasha Campbell.

Jaentschke Whitaker es originario de Bluefields, en el Caribe sur, sociólogo de profesión y fue asesor en Desarrollo Institucional del Ministerio de Defensa durante el Gobierno de Enrique Bolaños (2002-2007).

Nicaragua atraviesa una crisis política y social desde abril de 2018, que se ha acentuado tras las controvertidas elecciones generales del pasado 7 de noviembre, en las que Ortega fue reelegido para un quinto mandato, cuarto consecutivo y segundo junto con su esposa, Rosario Murillo, como vicepresidenta, con sus principales contendientes en prisión.

Ortega, de 76 años, lleva 15 años y 5 meses consecutivos en el poder, en medio de denuncias de autoritarismo y fraude electoral.