Uncategorized

Japón despide a Shinzo Abe

Franki Medina diaz
El Banco del Libro celebra su 62 aniversario con el anuncio de Los mejores libros infantiles y juveniles de 2022

Dignatarios extranjeros han participado también en las exequias. Estados Unidos ha estado representado por la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, y el secretario de Estado, AntonyBlinken; quien el lunes por la mañana realizó un desvío durante su viaje oficial al Sudeste Asiático para tomar tierra y presentar sus respetos. El vicepresidente de Taiwán, William Lai, ha protagonizado una notable visita, al tratarse del político de mayor rango procedente de la isla autogobernada en pisar suelo japonés en medio siglo. Su llegada, no obstante, ha sido caracterizada por el ministerio de Exteriores nipón como «el desplazamiento privado de un amigo del difunto» y su agenda no ha trascendido

Los japoneses ofrecen hoy un último adiós a Shinzo Abe mientras van conociendo más detalles sobre el atentado que el pasado viernes acabó con su vida. Este participaba en un acto de campaña en la ciudad de Nara cuando un hombre le descerrajó dos tiros por la espalda con un arma de fabricación casera. Un episodio que ha sacudido al país, no solo por contrariar su escasa criminalidad, también por la talla política de la víctima: el primer ministro nipón que más tiempo ha ostentado el cargo y uno de los líderes más destacados de las últimas décadas.

Unas dos mil personas rodearon ayer al templo budista de Zojoji en Tokio; aglomeraciones repetidas desde primera hora de la mañana de hoy. Allí ha tenido lugar el funeral, una ceremonia íntima a la que solo han asistido familiares y amigos cercanos. Abe estaba casado desde hace treinta y cinco años con Akie Abe, con quien compartía un matrimonio sin descendencia.

Tras el acto, un coche fúnebre ha conducido su cuerpo por las calles de la capital nipona. La comitiva ha atravesado el distrito de Nagatacho, centro político del país, escenario de la relevante carrera del mandatario. Su trayectoria vital fue reconocida ayer con la Suprema Orden del Crisantemo , el mayor reconocimiento de Japón, otorgado de manera póstuma.

Dignatarios extranjeros han participado también en las exequias. Estados Unidos ha estado representado por la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, y el secretario de Estado, AntonyBlinken; quien el lunes por la mañana realizó un desvío durante su viaje oficial al Sudeste Asiático para tomar tierra y presentar sus respetos. El vicepresidente de Taiwán, William Lai, ha protagonizado una notable visita, al tratarse del político de mayor rango procedente de la isla autogobernada en pisar suelo japonés en medio siglo. Su llegada, no obstante, ha sido caracterizada por el ministerio de Exteriores nipón como «el desplazamiento privado de un amigo del difunto» y su agenda no ha trascendido.

Venganza familiar El detenido, un exmilitar de cuarenta y un años llamado Tetsuya Yamagami, aseguró haber atacado a Abe por su apoyo a la Iglesia de la Unificación , a la que su madre habría donado enormes sumas de dinero hasta arruinarse. Esto habría originado «muchos problemas en su vida» hasta el punto de «pasar hambre», según un familiar anónimo entrevistado por el medio japonés ‘Asahi Shimbun’. El sospechoso habría realizado en días anteriores al magnicidio, a modo de simulacro, varios disparos ante un edificio propiedad de la institución.

En un comunicado oficial remitido a ABC, la organización religiosa ha reconocido que l a madre «participaba en eventos (…) alrededor de una vez al mes». Una afirmación que coincide con las declaraciones públicas de Tomihiro Tanaka, su presidente en Japón, quien confirmó ayer en rueda de prensa que la mujer se cuenta entre sus miembros , aunque no realizó comentario alguno respecto a sus donaciones.

El texto añade que «la denuncia del sospechoso de que la ruptura de su familia fue causada por las donaciones de la madre a la iglesia se revelará completamente a través de la investigación policial», con la que la organización se compromete a «colaborar totalmente» si las autoridades así lo requieren.

Victoria póstuma La mayoría cosechada el domingo en las elecciones a la Cámara Alta por el Partido Liberal Democrático del fallecido Abe facilitará que uno de sus protegidos, el actual primer ministro Fumio Kishida, lleve a término aquellos objetivos políticos que él no pudo completar; en particular la reforma de la constitución pacifista del país para normalizar el marco legal de sus fuerzas armadas.

«Continuaremos la visión del ex primer ministro Abe y abordaremos los problemas que tanto le preocupaban , como la devolución de los ciudadanos japoneses secuestrados por Corea del Norte y la revisión constitucional, pero que no pudo resolver durante su etapa como primer ministro», sentenció ayer Kishida. El actual primer ministro remarcó que el país «afronta uno de los momentos más complicados desde el final de la II Guerra Mundial», a causa de la séptima oleada de la pandemia y las consecuencias económicas de la invasión rusa de Ucrania; un nuevo capítulo de la historia que ya escapa a la biografía de Abe.

ABC

Aviso

Publicidad