Sin categoría

Sergio Moro, el justiciero de Brasil bajo sospecha

sergio_moro_2C_el_justiciero_de_brasil_bajo_sospecha.jpg

El exjuez anticorrupción quedó en una posición delicada. Foto: AFP El exjuez anticorrupción Sergio Moro, emblema de la lucha contra la corrupción en Brasil y ministro clave del gobierno de Jair Bolsonaro, quedó en posición delicada después de las revelaciones de mensajes que muestran su presunta parcialidad en la condena del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Los mensajes filtrados el domingo por el portal The Intercept Brasil, que podrían implicar maniobras entre los fiscales de la Operación Lava Jato, la mayor investigación anticorrupción del país, y el entonces juez y actual ministro de Justicia y Seguridad Pública para impedir que el exmandatario de izquierda (2003-2010) vuelva al poder.

Moro, de 46 años, trató rápidamente de desdramatizar del impacto de esas filtraciones, muchas de las cuales procederían de teléfonos hackeados.

“No he visto nada de más en esos mensajes. Hubo una invasión criminal de los celulares de los fiscales; para mí eso es un hecho bastante grave (…). En cuanto al contenido, en lo que a mí respecta, no he visto nada de más”, afirmó el lunes.

No todos están convencidos de ello y las voces que lo critican o que piden su renuncia se multiplican.

La Orden de Abogados de Brasil (OAB) recomendó la separación temporaria de sus funciones de Moro y del fiscal Deltan Dallagnol, jefe de la fuerza tarea de Lava Jato. Un magistrado de la corte suprema, Gilmar Mendes, comentó el martes durante una audiencia que “un juez no puede ser el jefe del equipo de investigación”.

En un tuit este miércoles, Moro abogó por su proyecto de ley anticrimen y aseguró: “hackers de jueces, fiscales, periodistas y quizás hasta de parlamentarios (…) no van a interferir en mi misión”.

Moro vs Lula

La misión por la que Moro ganó su prestigio y notoriedad: erradicar la corrupción de Brasil.

Como juez de primera instancia, lanzó en Curitiba (sur) la Operación Lava Jato, que desde 2014 ha puesto al descubierto una vasta red de sobornos pagados por constructoras a políticos para obtener contratos con Petrobras.

Las investigaciones desembocaron en la condena de decenas de políticos de prácticamente todo el arco parlamentario y de empresarios de primer plano. Su mayor trofeo fue Lula, encarcelado en Curitiba desde abril de 2018.

El líder histórico de la izquierda, de 73 años, fue condenado por Moro en julio de 2017 a 9 años y medio de cárcel por corrupción pasiva y lavado de dinero. La sentencia fue reducida este año por un tribunal superior a 8 años y 10 meses.