Politica

Pompeo dice que hay más de cuarenta opositores tras la silla de Miraflores

pompeo_dice_que_hay_mas_de_cuarenta_opositores_tras_la_silla_de_miraflores.png

Según un audio obtenido por el Washington Post, el secretario de Estado de EE.UU, Mike Pompeo, reveló que no menos de 40 figuras políticas opositoras que se creen “legítimas” sucesoras del presidente Nicolás Maduro , en un hipotético escenario de salida del poder del mandatario venezolano.  desean la presidencia de Venezuela.

El funcionario admitió que “el dilema” de EE.UU. de “mantener unida” a la oposición venezolana resultó ser “diabólicamente difícil”. “En el momento en que Maduro se vaya, todos levantarán la mano y [dirán]: ‘ Llévame, soy el próximo presidente  de Venezuela’”, dijo Pompeo durante una reunión que sostuvo la semana pasada con líderes judíos, reporta RT.

Pompeo expresó también que mantener la cohesión opositora es un problema para él desde el día en que se convirtió en director de la CIA. Para resolver esa traba, el funcionario explicó que desde la Administración de Donald Trump intentan apoyar a instituciones religiosas para ” que la oposición se uniera  “.

Liderazgo “tenue”  De igual forma, el Pompeo aseveró que a EE.UU. le ha “llevado mucho tiempo” consolidar un apoyo dentro de las filas opositoras en torno al diputado opositor Juan Guaidó, a quien Washington reconoce como “presidente encargado” de Venezuela.  No obstante, el funcionario confesó que la situación con el parlamentario “sigue siendo tenue”.

Las declaraciones de Pompeo llegan cuando los diversos factores de la oposición venezolana han manifestado públicamente sus diferencias, sobre todo después de efectuarse la segunda ronda de conversaciones en Noruega entre el Gobierno venezolano y los enviados de Guaidó.

En ese contexto, las nuevas grietas en la oposición venezolana se focalizan en la disyuntiva de apoyar o no unos eventuales comicios, e incluso en  impulsar o desestimar el proceso de diálogo  en Oslo, donde las partes han demostrado su “voluntad de avanzar” en la búsqueda de una solución a la crisis, que justamente incluye “asuntos electorales”, según refirió el Gobierno de Noruega en un comunicado. 

MÁS INFORMACIÓN