Politica

Gásfiter Yammine Chery ||»»//
?El peasuv?

Usted, psuvista, que se ha atrevido a leerme; véase en el espejo como aquel reflejo esperpento del inmoral gobernante a quien le rinde pleitesía, de quien usted es cómplice Confieso mi cólera, y no la ocultaré en este escrito generado por la mirada triste de un niño con hambre, provocado por los ojos lacrimosos de un viejo atribulado por sus dolencias y sin medio para las medicinas. Mi ira se centra en esa cueva de “Alí Babá y sus Cuarenta Ladrones” llamada el PSUV.

Desde que Isaías Medina Angarita inventó lo del “partido político de gobierno”, con su PDV, inaugurando una tradición clientelar parasitaria en el Estado venezolano y en la administración pública, no se había visto un extremismo tan malsano, tan lleno de ceguera y lambuceadera, copado de una corrupción y de una mediocridad tan furibunda como lo es esta organización partidista de un Chávez y de un Maduro que han malbaratado la riqueza petrolera en aras de un proyecto hegemónico de poder absolutista que ha llevado a Venezuela a los umbrales de una nueva Biafra.

Si algo puede resumir la escisión moral del venezolano, eso es el PSUV en su dirigencia nacional, regional y municipal, y en su vocería gubernamental, comenzando con la de Miraflores, y con una parte de su militancia que continúa homenajeando la mentira, porque le tiene grima a la verdad; y miren que cuando una sociedad no le rinde culto a la verdad, ella perece. Se trata entonces de una organización partidista que ya, en este 2017, ahíta de tanto alimentarse de la teta del gobierno en todos sus niveles, ha quedado sumida en un proceso de desvergüenza e inmoralidad que por su magnitud asombra.

¿Es que acaso no pasma la apatía espiritual que transmite un Maduro o un Diosdado en sus alocuciones mediáticas como adorno de un país que están llevando a la ruina? ¿Es que acaso no arrecha la soberbia, la ceguera y el retoricismo de porquería ideológica con el que evaden la realidad o con el que le echan la culpa a otros de sus desaciertos, delitos, absurdos, extravíos, abusos y aberraciones como formas de gestión gubernamental que han generado la hambrada, la desesperación, el calvario, el miedo y la frustración de millones de venezolanos?

Dijo un tal José de Maistre, que la “gente tiene los gobernantes que se le parecen”; bueno, es indudable que la Venezuela honesta, trabajadora, pujante, creativa, deportista, culta, solidaria, amable, educada, preocupada, franca, de buena crianza, firme, de palabra y de otras virtudes no se parece en nada a los que mal gobiernan Venezuela; por supuesto, el PSUV, que sintetiza todo lo contrario de lo caracterizado, y que contiene la Venezuela de pícaros y de ignominia, sí se le parece a Maduro y a su combo.

Sin embargo, no dudo que en ese partido hay una gente honesta y capaz, pero quizás fanatizada, terca, que no da su brazo a torcer, que es ingenua y que todavía defiende lo indefendible, o que todavía cree que apoya lo más apropiado para Venezuela; al respecto, simplemente digo que es más fácil ser de izquierda o de derecha, pero lo difícil es no ser estúpido.

Lo cierto es que el PSUV ha convertido al ideal socialista en un cadáver caído y maloliente; éste ha sido uno de los daños más terribles que ha generado ese partido político, al punto que después que estos truhanes salgan del poder, habrá que tener mucho coraje para reconciliar a la izquierda con el honor de sus premisas y con los retos del mañana.

Usted, psuvista, que se ha atrevido a leerme; véase en el espejo como aquel reflejo esperpento del inmoral gobernante a quien le rinde pleitesía, de quien usted es cómplice.

Vallejobelis3@gmail.com

Este medio no se hace responsable por las opiniones emitidas por sus colaboradores.

Sarkis Mohsen

Familia Yammine

www.entornointeligente.com

Yaminne

Tags: Venezuela