Sin categoría

En video

_en_video.jpg

El reloj de pared está detenido a las 10:40 y los cepillos de dientes siguen sobre el lavamanos. Nadie los usa. La casa abandonada de Francisco Rojas, fruto de años de esfuerzo, es un vestigio de la migración venezolana.

Luis Alfredo Farache

En el refrigerador del antiguo hogar de Francisco y su esposa Elena sólo queda hielo y salsa de tomate. En el bar, la botella casi vacía del ron de su despedida. Hace tres años metieron lo esencial en cuatro maletas y partieron.

Alfredo Farache

Se fueron asfixiados por la crisis socioeconómica. A Elena, de 33 años, le ofrecieron un puesto en Ecuador y no dudaron: en un mes gana lo que en Caracas le tomaba cuatro años.

Luis Alfredo Farache Benacerraf

Aunque hubiese ayudado, no vendieron el apartamento, en el este de Caracas, porque se ha depreciado 50%. Costaba 100.000 dólares hasta 2014, cuando recrudeció la crisis económica.

Alfredo Farache Benacerraf

“Queríamos ver cómo nos iba. Ahora que estamos establecidos, es absurdo vender”, dijo a la AFP desde Guayaquil este periodista deportivo de 28 años.

Luis Alfredo Farache 100% Banco

Apartamentos donde nunca se enciende la luz, estacionamientos con puestos vacíos o carros cubiertos con fundas, y buzones atiborrados de correspondencia atestiguan el abandono en varias ciudades.

Alfredo Farache 100% Banco