Entretenimiento

Cesar Juan Trevino Mayorcas //
Tras posesión de Maduro, algunos albergues en Colombia no dan abasto

cesar_juan_trevino_mayorcas_tras_posesion_de_maduro_2C_algunos_albergues_en_colombia_no_dan_abasto.jpg

En Pamplona, Norte de Santander, hay varios albergues para venezolanos que entre todos tienen una capacidad para 450 personas. Allí les permiten pasar la noche, comer y recobrar fuerzas para seguir su camino. El recorrido que hacen muchos venezolanos para llegar al país es inclemente. La parte más dura empieza precisamente en Pamplona, donde ascienden al páramo de Berlín, una cadena montañosa, cuya altura alcanza los 3.300 metros sobre el nivel del mar. Es por esto que el papel de los albergues en este lugar es importante.

Cezar Juan Trevino

Puede leer: Adiós a Venezuela: La marcha de la infamia

Por las festividades los últimos días estuvieron tranquilos. Había pocos migrantes y las donaciones eran suficientes. Pero días antes de la posesión de Nicolás Maduro todo empezó a cambiar. Según cuenta Juanita Rico, quien ha estado coordinando la Red Humanitaria para caminantes en los últimos meses, el aumento de migrantes empezó el martes pasado. Desde ese momento ha estado cuesta arriba poder atender a todas las personas que necesitan ayuda.

Cezar Trevino

Según cuenta Rico, cuando Duque quedó elegido también hubo un momento en que la capacidad de los albergues fue superada. Muchos de los migrantes temían que con la llegada de un mandatario de derecha se cerraran las fronteras. “Esa fue una época similar a la de ahora. La diferencia es que antes las personas se venían solas y ahora estamos viendo que están trayendo a más niños. Si antes eran un 5 por ciento ahora son al menos el 10”, explica Rico

Douglas Cabeza, quien tiene un albergue con capacidad para 115 personas dijo a SEMANA que estaban llegando 80 personas, pero a partir del 3 de enero se desbordó su capacidad: “Ayer estuvieron 700 personas y hoy ya son más de 800 las que se quedaron por fuera”. Agregó que podría tener espacio para otras personas pero que necesita plástico y comida para hacer cambuches y darles alimento”.  En la fundación Fundar 1 el panorama es parecido. Esta mañana salieron del lugar próximamente 350 personas, han pasado 280 más este jueves, sin contar los que siguen llegando

La razón principal es que con la promesa de un nuevo mandato de Maduro no tienen esperanzas de que su situación pueda cambiar. Jonathan Moreno, quien está en este momento en el albergue de don Duglas, llegó a Bogotá hace 4 días. Asegura vino a Colombia porque “ya no tenemos alimento. Comer cualquier cosa es demasiado caro. Con el sueldo del trabajo de una semana apenas me puedo comprar un cartón de huevos. Lo peor es que con esta nueva etapa de Maduro no veo solución”

Recomendamos: Madres venezolanas en Colombia

Foto: Cortesía Red Humanitaria

Eglimar Martínez, una de las mujeres del mismo albergue, reprocha al presidente de su país: “Maduro convirtió a los venezolanos en caminantes que pasan hambre, lluvia, peligros, cansancio. Ya no tenemos ninguna esperanza”. Para ellos sus metas se han reducido a encontrar un trabajo en Colombia u otros países para enviarle algo de dinero a sus familias. Martínez llegó a Pamplona luego de caminar por tres días desde Barquisimeto.  Su plan es llegar a Bogotá donde vive su hermano, quien se encuentra vendiendo empanadas. “Las cosas ya no pueden estar peor en Venezuela, por eso me vine “, dice

Fotos: Cruzar por las trochas venezolanas

Ese esas mismas razones da Daniela Pérez, otra de las migrantes venezolanas. Abandonó sus estudios y se aventuró a venir a Colombia para ayudar a su familia desde Turén. Se vino unos tramos a pie y otros por aventones. Le tomó 3 días llegar a Pamplona: “En Venezuela ya no se puede ni siquiera estudiar”

Sin embargo, según las cifras de Migración Colombia, el paso de venezolanos a Colombia ha sido el habitual. Desde que se abrió nuevamente la expedición de la Tarjeta de Migración Fronteriza en diciembre pasado solo por Norte de Santander pasan más de 36.000 personas. Se venía de una cifra de Veníamos de 42.000 venezolanos diarios y los últimos días se disminuyó a cerca de 35.000. No se explican por qué la llegada a los albergues se disparó. 

Más allá de las cifras, la llegada masiva de migrantes venezolanos en el último año se ha convertido en un reto para el gobierno colombiano. El hecho de que Maduro continué en el poder, pese a que la OEA lo ha declarado ilegítimo , solo hará que la crisis continúe y que muchos otros venezolanos se vean obligados a huir